Panfleto: ¡No es sólo Monsanto, es el Capital!

[repartido el 17 de Septiembre en la ciudad de Rosario, 
en la convocatoria del día internacional contra Monsanto]

La producción capitalista es intrínsecamente depredatoria con el medio en que se desarrolla. Desde la génesis misma de este sistema perverso, la explotación de elementos naturales tenidos en cuenta como meros “recursos” es una constante que arrasa biodiversidad por doquier. Desde hace alrededor de 30 años surgieron las primeras voces alertando sobre la vía hacia al colapso que significaba la continuidad del capital; pacifistas, liberación animal, movimiento antinuclear, ecologistas en general, dieron el primer paso para una problemática que pronto tuvo que integrar la discusión revolucionaria. Si hace 30 años se decía que el mundo y su diversidad natural y cultural iban camino hacia la destrucción, hoy ya la estamos viviendo. En la región argentina, como país casi exclusivamente agroexportador, la modificación de biomas ha sido constante desde finales del siglo XIX. La región pampeana ha sido modificada en más de un 90% como causa de la explotación agropecuaria. Desde los años del menemismo la introducción tecnócrata al agro argentino llevó además a un nuevo monopolio sobre la tierra, esta vez no solo en manos de familias oligárquicas sino también con grupos económicos multinacionales como Monsanto o Dreyfus imponiendo el cultivo de soja transgénica donde estas empresas proveen desde la semilla al
glifosato, que envenena yuyos indeseables así como millones de seres humanos que mueren de cáncer. En la última década, además de la región pampeana, se incluyó la zona del monte santiagueño y la selva de las Yungas en el Chaco Salteño al proceso de sojización arrasando millones de hectáreas de selva de una de las regiones con mayor biodiversidad de Sudamérica y expulsando a campesinos, criollos e indígenas, que practicaban una explotación agraria a pequeña escala y sin perjudicar de manera significante el medio natural. 200 millones de litros de glifosato son vertidos por año en toda la región sojera.

Es por esto que volvemos a señalar que el problema no son solo Monsanto o las políticas de estado, sino todo el sistema que permite que el dinero predomine por sobre la vida. Monsanto es solo una parte de una gran cadena capitalista de explotación y miseria que reporta millones de dólares a los empresarios agropecuarios y al estado argentino. 

Las luchas reformistas o parciales son rápidamente absorbidas por el Estado/Capital a través de sus leyes y subsidios, anulándolas. Por eso insistimos que la lucha debe ser total y autónoma, criticando, accionando y organizándonos de manera que nuestras prácticas sean irrecuperables por aquellos que perpetúan el sistema mercantil sobre la vida de la tierra.

¡El dinero no vale más que la vida!
¡El que no cambia todo no cambia nada!
¡Abajo Monsanto, abajo el Capital!

Anarquistas de Rosario
boletinlaovejanegra.blogspot.com


Cine-debate en la Biblioteca "El Hormiguero Negro"

Recibimos y compartimos la invitación de la gente de "El Hormiguero Negro" (Cafferata 2387):

Lunes 17 de Septiembre a las 19 hs 
Cine-debate: NI DIOS, NI PATRON, NI MARIDO

En 1986, Virgnina Boleten, una conocida anarquista de treinta años, llega a Buenos Aires en donde se encuentra con su amiga Matilde, que junto con otras mujeres está trabajando en la hilandería de Genaro Volpon, bajo las penosas condiciones de la época.

Algunas palabras...

Agradecemos a todos y todas quienes se acercaron el Sábado a la inauguración del nuevo local para la biblio; por los ánimos, por su compañia, por su apoyo...

Aquí compartimos algunas palabras de lo que luego se dijo allí, donde se repasa un poco de nuestra historia, y no solo como miembros de la biblioteca:

Hace 10 años en esta región dominada por el estado argentino todo estalló. En el primer estado de sitio desafiado de la historia argentina, una explosión de solidaridad y rabia se apodero de las calles. Saqueos de comida, barricadas para enfrentar a la policía y limitar el paso de mercancías, ocupación de las calles y sobre todo, la creación de una red humana de confianza con el otro, con aquel al que pocos días antes apenas le conocía el rostro. Por unas horas en las principales ciudades del país, el panorama de desafío a la autoridad y a la represión era total. La sofocante y húmeda ciudad donde vivimos hoy, fue uno de los lugares donde se desarrollo aquel acontecimiento. La represión fue feroz dejando 7 muertos.  Pero algo prendió, tibiamente tal vez, quedando su huella.
Adolescentes y jóvenes que habían quedado convulsionados por aquellas jornadas y por lo que se vivió en los meses siguientes buscaban lugares para hacer oír su voz, su rabia y sus propuestas. Parecía que algo nuevo podía nacer.
Así en diferentes zonas, por ejemplo se articularon asambleas y se ocuparon clubes de barrio donde poder materializar deseos y construir colectivamente.
Uno de esos lugares donde la ráfaga caliente de diciembre del 2001 trajo consigo sangre joven fue la Biblioteca “Alberto Ghiraldo”, “la biblioteca anarquista”.
Venían de diferentes palos, algunas habían estado en el monumento a la bandera ese 20 a la madrugada, otros en las asambleas barriales, algunos venían con crestas y parches. Muy pronto pasaron a ser parte orgánica de la biblioteca.
Pero la biblioteca Ghiraldo no estaba ahí por arte de magia o por alguna extraña bondad celestial. Estaba ahí por que otras personas, jóvenes también en su momento, habían resistido, a lo largo de su historia, las sucesivas represiones tanto democráticas como dictatoriales. La represión del capital a fin de cuentas.
Cerrada durante el primer peronismo por “antiargentina”, se convirtió en un espacio central en la resistencia a la dictadura de Ongania. Seguía abierta en los primeros años de la dictadura del 76, en un sótano donde se tenía que entrar de a uno para evitar sospechas.
Es bueno decir que los anarquistas de ese tiempo dieron lugar a militantes políticos del socialismo y del radicalismo para poder reunirse y debatir sus cuestiones. De otra forma les hubiera sido imposible. De radicales y socialistas ya sabemos lo que hemos recibido y actualmente recibimos.
Con crisis económica, con allanamientos o con traidores que solo vieron a la biblioteca como algo descartable, los compañeros y compañeras que nos precedieron mantuvieron las puertas abiertas para que la lucha y la memoria siga transitando en otros que se acercan a compartir sus puños.
Para ellos, nuestro mejor recuerdo y agradecimiento.

Actualmente la Biblioteca y Archivo Histórico-Social “Alberto Ghiraldo”  no es pensada como un espacio meramente cultural o alternativo. La biblio, como le decimos, es un lugar para la lucha, la difusión y la agitación. Y no cualquier lucha, sino la lucha de clases, la histórica lucha del proletariado por liberarse del capitalismo asesino que en su historia solo ha desparramado masacres, enfermedades, miseria y depresión a gran parte de la humanidad y su entorno. También esto incluye a sus mejores socios, la Iglesia quien bendice con su brutalidad histórica cada matanza humana en manos del negocio y el dinero. Por supuesto que no vamos a cambiar el mundo con bibliotecas, sino con solidaridad, lucha y conciencia histórica por fuera de los canales legales estatales y reformistas, lo que construimos aquí diariamente en nuestra cotidianidad.
Esta biblioteca, este humilde lugar sostenido por el esfuerzo colectivo y sin ningún peso del estado, ha sido eco de diferentes luchas de otros hermanos y hermanas alrededor del mundo. La contracumbre de Genova, La Comuna de Oaxaca, la Insurrección de Grecia, las sucesivas revueltas en Chile, el encarcelamiento de nuestro compañero David en Uruguay y muchos otros sucesos han sido difundidos desde aquí,  entendiendo que esas luchas son nuestras luchas también, que aquella mano que ahoga y lastima en otras latitudes es la misma que nosotros tenemos que enfrentar. De la misma forma la biblio ha sido y es visitada por compañeros de los más diversos lugares del mundo, de Australia a México, de Italia a Ecuador.
En sucesivas jornadas de charlas, presentaciones de libros, proyecciones o publicaciones las historias de lucha proletaria en esta región del mundo han vuelto a la vida, arrancadas de la muerte de la historiografía burguesa que las quiere negar y ocultar: La Patagonia Rebelde, las luchas contra La Forestal en el Chaco Santafesino, SITRAC–SITRAM en Córdoba, la lucha de “Pampa Libre” con los hacheros, bolseros y peones de estancia, “anarquistas de a caballo” como dijo Jorge Etchenique aquella vez, los épicos episodios de aquella Rosario llamada “La Barcelona Argentina”, de Virginia Bolten oradora del 1er 1º de Mayo en Argentina alzando su voz en la Plaza López en 1890 la juventud de Luisa Lallana arrancada de un balazo durante la huelga de los portuarios en 1928, la estoica valentía de Joaquin Penina gritando ¡Viva La Anarquía! en las barrancas del Saladillo, antes de ser fusilado por las balas de la dictadura de Uriburu en 1930. Rescatamos esa memoria siempre compartiéndola para aprender colectivamente, para no tener que empezar de cero todo el tiempo y por que no es solo un recuerdo de museo como pretenden los burgueses, sino que es nuestro combustible.
Desde hace años los compañeros y compañeras de la biblio rescataron de la burla institucional el 1º de Mayo, convertido en un feriado turístico, de ocio alienado, sin memoria.  Cada año el acto recuerda a los Mártires de Chicago, aquellos que junto a otros miles luchaban por las 8 horas de trabajo, para ganar horas de vida para la formación, para sus hijos, para el amor, para la lucha. Por eso cada año la consigna es la misma, para que no se le olvide a nadie: 1º de Mayo, Anticapitalista, Internacionalista, Revolucionario.
Integrantes de este espacio han dado su tiempo, esfuerzo y solidaridad en diferentes conflictos de la ciudad, aguantando la represión policial, el frio de una noche de pegatina, la demagogia y la búsqueda de rédito político por parte de los especuladores. De cualquier forma siempre se mantuvo una ética y un desinterés real y genuino y nunca se recibió nada a cambio, por que donde otros ven votos o dinero, nosotros vemos personas que tienen que sufrir el mismo estilo de vida, basado en la explotación y en la alienación y a quienes no tenemos nada que ofrecerles más que nuestra acción que siempre será a su lado, nunca atrás ni adelante.

En “Un Poquito de Tanta Verdad” emotivo documental sobre la hermosa rebelión de Oaxaca en el 2006, alguien dice que ante la violencia del Estado ellos habían sido como el David frente al Goliat,  saliendo a tirar piedras contra los tanques.
En este contexto de felicidad artificial democrática, tal vez nosotros seamos así, pequeños frente a un monstruo gigante pero sabemos y tenemos la profunda convicción que tarde o temprano, entre nosotros y otros que andan por ahí evitando dormir el sueño demócrata o que se despertaran de él, lo vamos a tumbar con piedras en las manos.
Para llegar a una verdadera comunidad mundial, donde la explotación del hombre por el hombre, el racismo, el sexismo y la degradación ambiental no puedan, ni siquiera ser concebidas.

¡Salud y que viva la anarquía!

(Rosario, 01-09-2012)